¿Por qué definir un plan de trabajo?

Una de los primeros pasos que se tienen que tomar al trabajar con un cliente nuevo es establecer un plan de trabajo, el cual funcionará en estas primeras etapas como la guía máxima para ambos.

Muchas veces encontramos clientes que llegan a nosotros con una demanda concreta. Al analizarla conjuntamente, nos damos cuenta de que en realidad se han tomado decisiones que no beneficiarán al cliente, sino que le harán destinar dinero a pautas o campañas que no le redituarán nada.

Así también, muchas veces el cliente viene con una interminable lista de demandas, desordenadas, pero que aún así todas de alta prioridad para él.

Es aquí que aparece el plan de trabajo.

Este es elaborado por la agencia a partir de la demanda del cliente, y tiene como objetivo darle sentido y direccionalidad a los esfuerzos, y evitarle al mismo invertir dinero en acciones sin sentido, o que quizás no es el momento propicio para llevarlas a cabo.

En el mismo establecemos etapas de trabajo, determinando en estas qué tareas se llevarán a cabo. Aquí se conjugan tanto las ideas del cliente como las nuestras, haciendo una suerte de “puesta en común” ordenada de cómo concretar las acciones para la empresa.

Este plan muchas veces va más allá de un plan de medios. En ocasiones va desde rediseño o cambio de imagen de marca, hasta comunicación interna, políticas de empresa y relaciones públicas.

Un beneficio importante: con este plan el cliente puede “seccionar” los egresos de dinero destinado a este tema. De esta manera, la inversión publicitaria se hace más simple y escalada, evitándole al cliente tener que realizar desembolsos de dinero que quizás en ese momento no disponga, pudiendo manejarlo en etapas acordadas con la agencia.

Un detalle a tener en cuenta: este plan se presenta a modo de sugerencia al cliente.

Por más que se conforme en una “puesta en común”, muchos clientes prefieren seguir con su idea inicial de las tareas. Es importante dejar en claro la posición de la agencia y argumentar absolutamente todas las ideas que se proponen las veces que sea necesario para que comprenda y CONFIE en nosotros, pero no siempre esto se logra. A veces si el cliente está completamente cerrado en sus ideas, es posible que este plan sea ignorado.

Más allá de esta última cita de mal augurio, siempre es importante desarrollar este plan antes de pasar a una etapa de presupuestos. Presentando presupuestos en situaciones de mucho desorden podemos lograr que el cliente salga corriendo y espantado por los números, los cuales quizás no sean realmente abrumadores. En este punto debemos comprender que muchas veces un cliente puede ser nuevo en cuanto a publicidad o diseño, y quizás si no es atendido y ayudado, pierda el interés, o se asuste al no comprender claramente en qué está invirtiendo su dinero.

Victor Basso.
www.messiha.com.ar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s