Rossend Torras, el fotógrafo que quiso pasar de incógnito

Hay veces que en vez de hablar sobre alguien merece la pena dejar que hablen los que saben, y mas por lo bien escrito que está.

Rossend Torras

«Salir de excursión con Rossend podía ser a menudo algo pesado. A veces, podía pasarse horas esperando a que las nubes se colocaran en la posición que él quería para hacer una fotografía», explica Carme Arnal, la segunda esposa de Rossend Torras, que ha cumplido 82 años. Él, añade, veía el mundo con una mirada fotográfica. «Le interesaba, simplemente, todo aquello que podía ser retratado y siempre andaba por ahí con cuatro o cinco cámaras al cuello», recuerda.
Arnal quedó deslumbrada ante aquel hombre viudo, 20 años mayor que ella, que tenía tanta labia y le hablaba de sitios en los que nunca había estado. No tardó en convertirse en una madre para sus tres hijos (la pareja tendría después un cuarto). Por la noches, después de cerrar la tienda, los dos perdían las horas repasando las fotografías de Torras, por puro placer. El resto de días iban al Bolero y a otras salas frecuentadas por la gente del teatro, como siempre con cámara al cuello. Torretes, como le conocían estos círculos, caía bien a todo el mundo y hacía muy buenas fotos. Los artistas le tenían confianza. «En una noche podía vender hasta 20 fotos y era un dinero que nos venía siempre bien», explica Arnal.
Negocios aparte, Torras tenía una curiosidad insaciable por todo lo que le rodaba. Dejó la escuela a los 14 años y pronto empezó a trabajar en la tienda familiar de fotografía. Si le llegaban noticias de alguna técnica fotográfica innovadora, no paraba hasta dominarla. Le ocurrió lo mismo con todo lo germánico: a los 17 años empezó a estudiar el idioma y en poco tiempo lo dominaba completamente. La colonia alemana de Barcelona se convirtió en asidua de su tienda. «Alemania era un país que estaba de moda y él estaba siempre al cabo de la calle. En cambio, la política no le interesaba. Como fotógrafo, era una de esas personas capaces de ver lo bueno y lo malo».

Artículo publicado en El periódico de Cataluña el 5/11/2009

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s